Los serafines son, nada más ni nada menos, que los ángeles más cercanos a Dios. Siendo seres que arden y que dan calor, se les encuentra en el respaldo del Trono Divino.

De acuerdo con la angelología tradicional hebrea, estas espléndidas criaturas espirituales son los guardianes alados que rodean el trono de Dios y conforman el primero de los coros angelicales.

Los Rosacruces tampoco son ajenos a su maravillosa existencia. En este ámbito, son seres celestiales que actuaron en la quinta revolución del período lunar. Además, son patriarcas angélicos, dado que son los ángeles más viejos y responsables de todos, aun cuando se considera que los ángeles no tienen edad (ni sexo).

Los Angeles no tienen edad ni sexo

Disponen de una captación de energía muy elevada, pueden funcionar como oráculo y darnos así importante información. Los invocamos con el fin de pedirles consejos y para que nos respondan sobre la conveniencia (o no) de asumir ciertas responsabilidades.

Estos espléndidos Seres de Luz representan dos aspectos fundamentales: la inteligencia y la caridad. Siendo puros e iluminados, su cercanía a Dios les permite sanar cualquier situación, incluidas las enfermedades graves, ya que muchas enfermedades si bien se expresan en el cuerpo físico siempre tienen un origen emocional, que su calor nos ayuda a sanar o transmutar, como un oráculo sanador.

Los Angeles iluminen y purifican

Ellos iluminan y purifican todo lo que está cerca, en razón de lo cual, son los custodios de los lugares sagrados. De otro lado, tenemos que son descritos por el profeta Isaías como ángeles con seis alas, dos de las cuales utilizan para cubrirse el rostro para protegerse del resplandor divino.

Utilizan otras dos alas para taparse los pies, al cabo que usan las dos restantes para volar, al tiempo de alaban el nombre del Dios Todopoderoso. Son seres de gran belleza que solo puede ser vistos por Dios, de ahí que algunas veces aparezcan tapando su rostro con una ala.

Estos ángeles cantan ininterrumpidamente, tal y como, de manera sorpresiva, se les ha captado en algunas grabaciones que podemos encontrar en internet. Con el solo canto, nos podemos percatar de su esencia maravillosa.

Algunos (por flagrante desconocimiento) no les atribuyen la importancia que, verdaderamente, tienen los serafines. Pero, la gran verdad es que son la reafirmación del amor de Dios.

Los serafines son entes de luz con una gran pasión y que tiene como gran motivación realizar un gran trabajo para Dios. Son mencionados en el famoso libro de Enoc como unas bellas criaturas celestiales que se sientan junto al trono del Dios.

Los serafines son uno de los seres espirituales más evolucionados solo superados por los arcángeles y por la Santísima Trinidad, entienden perfectamente la esencia del Dios y son los más cercanos a él, salvo los arcángeles.

Sentir un serafín no es nada fácil, generalmente podemos sentir un gran calor o fuerza en el corazón, puede ser una conexión directa con la luz o con intermediación de los serafines. En ese momento que será de verdadero éxtasis, veremos la grandeza de lo que somos y a la vez con una nitidez lo que representa estar en este plano, que no es otro que conocer lo que somos, sin duda un buen oráculo para ayudarnos a crecer.