Las prediciones para Argentina para el 2017 nos adelanta un buen año para la recuperación económica del país, buenas negociaciones internacionales harán que se potencie el desarrollo de la Argentina, y a nivel interno el dialogo hará que las cosas mejoren.

Predicciones Argentina 2017

Para ello, las señales cósmicas brindan un espacio para dilucidar el desenvolvimiento de las cosas en este venidero 2017.

Comenzamos entonces con la entrada de Júpiter en Libra, cuyas bondades armoniosas ayudan al avance y asentamiento de las circunstancias adversas, por tal motivo, se espera que el Presidente Macri encamine acciones internacionales para impulsar el comercio en el país.

Las oportunidades brindadas por Libra serán bien aprovechadas gracias a la ayuda recibida a su vez por Acuario, quien vaticinado por la Luna Nueva promoverá el trabajo social de manera sabia y prudente.

La población argentina desea con ansias un año próspero y encaminado a la bonanza económica y social, al respecto.

Lo anterior vislumbra que Argentina cerrará buenos acuerdos económicos, esto le permitirá hacer negocios exitosos y alcanzar de este modo el prestigio profesional.

Con todo esto, la experiencia, conocimientos y negociaciones de Macri en etapas anteriores ayudarán a la armonía y bonanza que debe existir entre el deber ser de las cosas y la circunstancia actual que atraviesa el país.

Los signos de fuego, por su parte, no tendrán el ansiado protagonismo del que suelen ser foco, pero, estarán acompañando a aquellos quienes serán arropados por el buen augurio.

En el próximo 2017 se espera que Leo acompañe a los dadores de estabilidad, al menos en los sistemas inmobiliario y agrícola, donde el repunte será significativo.

Por el lado de Aries y Sagitario, quien tendrá a Saturno en su signo, se espera cordialidad y negociaciones de las cuales sí se logra un acuerdo, este último movimiento cósmico patrocinará orden y tranquilidad.

Respecto a la Oposición, la expectativa de todos es la fuerte confrontación que se avecina con rasgos supuestamente altruistas pero que en realidad se configuran más como una forma de obtener de nuevo el poder.

No obstante, la conformación personal de Macri dotado de una incipiente comprensión de las necesidades sociales le llevará a moverse a la verdadera realización personal y social, todo gracias al Nodo Norte quien confluye las virtudes e inclinaciones del ego y la voluntad divina, vertida en este caso, al bienestar social.

Mientras tanto, los signos de Tierra tendrán su aparición como los que toman los frutos de aquello que antes han cosechado, y es que viniendo de un año de pruebas duras y resurgimientos fuertes como el Fénix, han logrado acercarse a su centro, cosa ya difícil para estos signos tan pragmáticos.

Gracias a esta evolución personal y conexión con el ámbito interno, podrán tocar los corazones de los grandes cúmulos sociales para encaminarlos a las metas de progreso y avance.

Los signos de agua serán parte importante al brindar la emocionalidad y espiritualidad tan ansiada en estos momentos de incertidumbre que seguirán persistiendo buena parte del semestre próximo.

Dichos aspectos han sido rebanados por las necesidades prácticas para socavar los focos de problemas que han surgido en el país por lo que la espiritualidad y la creencia en un mejor porvenir de manos de la integridad humana y su sensibilidad han quedado desvirtuadas en un 2016 lleno de condiciones imprevistas.

Cáncer, Piscis y Júpiter en Escorpio favorecerán la mirada interna, y la resolución creativa de los problemas, el que persevera alcanza, es la gran enseñanza de este 2017.

No descansar hasta obtener lo deseado. Aquí, la diplomacia, buen entendimiento y el diálogo serán los protagonistas cuyo patrocinador investido en Libra favorecerá profundamente para el bienestar de todos.

Dentro de esta perspectiva, y auspiciado por Venus en Piscis, según el conglomerado personal de Macri, propondrá la reconciliación y la empatía en los aspectos políticos altamente convulsionados por inclinaciones hacia el poder económico y social.

Dicho horizonte emocional, beneficia asimismo la displicencia hacia roces antiguos enfocándose por sobre todas las cosas en el bienestar mutuo, es decir, el bienestar social.

El compromiso en este año no estará solamente en las áreas federales del país sino más bien en el interior, los grupos que se manejan y han luchado por alzar la voz serán tomados en cuenta movidos por el carisma y efusividad propia de este movimiento astrológico.

Sin lugar a dudas, este será el año del reencuentro y el compromiso con los otros, la responsabilidad social brillará bajo un sol de unión y libertad.