pitia delfos

Pitia es el otro nombre menos utilizado para señalar a una pitonisa. El nombre de pitia proviene de la serpiente pitón, que era bastante común por los alrededores del oráculo de Delfos. La tradición creía que Apolo había dado muerte a la serpiente para coger toda su sabiduría y de paso poder regir el famoso oráculo de Delfos.

La pitia podía ser cualquier persona, si bien tenía que ser una persona con una vida ejemplar en moralidad. La pitia era elegida de por vida y tenía la obligación de permanecer siempre en el santuario del oráculo de Delfos.

El oráculo de Delfos fue uno de los sitios más venerados en la antigüedad, de hecho llegó a ver tres pitias o pitonisas para poder atender a todos los visitantes que quería hacer sus plegarias y consultas. En cierta manera, podemos considerar las pitias como las primeras videntes buenasde la humanidad.

El oráculo de Delfos fue uno de los sitios más venerados en la antigüedad, de hecho llegó a ver tres pitias o pitonisas para poder atender a todos los visitantes que quería hacer sus plegarias y consultas. En cierta manera, podemos considerar las pitias como las primeras videntes buenas de la humanidad.

El procedimiento era el siguiente antes de consultar el oráculo de Delfos, la pitia tenía una entrevista previa con las personas que querían hacer las consultas, los consultantes eran de cualquier condición social. El oráculo se celebraba solo un día de cada 30 días, generalmente el día siete que se consideraba la onomástica del dios Apolo.

En primer lugar, se realizaba un sacrificio en el altar del templo de Delfos, luego se pagaba una cantidad de dinero y finalmente el visitante podía hacer sus consultas de forma verbal ante la pitia, que se retiraba a un espacio reservado dentro del templo para entrar en trance y esperar las respuestas del oráculo, en cierta manera, la pitia era un intermediario entre el consultante y el oráculo.

La pitia y por lo tanto el oráculo de Delfos se hicieron muy famosos por la gran cantidad de aciertos que predijeron, algo que ha quedado documentado, si bien algunos consideran que era tal la fe que tenían los consultantes en el oráculo, que no cabía pensar en que se pudiera equivocar.

Mucho se ha hablado sobre el estado de trance en él que entraban la pitia, algunos textos del cristianismo para intentar desprestigiar todo lo que tenía que ver con el mundo pagano, consideraban que en el templo de Delfos existía una sima donde salían gases tóxicos, que hacía que las pitonisas entrarán en una especie de trance con convulsiones, unido a la ingesta de determinadas hierbas que les llevaba un estado alterado de consciencia, que les permitiría conectar con sus habilidades psíquicas.

Las modernas excavaciones arqueológicas realizada sobre el templo de Delfos han descartado la hipótesis anterior, ya que no se ha descubierto ninguna roca donde hubiera indicios de que pudieran salir gases tóxicos, al igual que no hay ninguna fuente documentada antigua que explique como la pitia realizaba una videncia.

Respecto a las consultas más famosos realizadas a la pitia del oráculo, señalamos la que realizó Creso rey de Lidia, que preguntó si era buen momento para invadir a los persas, la respuesta fue la siguiente “Si vas hacia los persas y cruzas el río que separa ambos reinos, un imperio se destruirá” , fue interpretada como un buen augurio de que se podía ganar a los persas, pero la realidad fue otra, el oráculo quería decir que el imperio que quedaría destruido era del Lidia. Esto nos enseña que tan importante es que el vidente pueda recibir los mensajes, como saber interpretarlos.

rey cespo delfos

Ya que muchas veces los mensajes no recogen adivinaciones sino más bien consejos, algo que también recogieron los autores clásicos sobre las respuestas que daba la pitia del oráculo de Delfos.

Según se conoce la primera pitia que actuó en el oráculo de Delfos tenía como nombre SIBILA, que cogió mucha fama, de hecho su nombre se generalizo tanto que se utilizaba como sinónimo de pitia, algunos creen que era de Asia, y algunos consideran que las pitonisas que formaban parte del oráculo de Delfos provenían de esa zona.